¿Perú, país intercultural y multilingüe? O solo un sueño de ser un país multicultural y multilingüe

por Margot Camones Maguiña

En tantos discursos se oye decir ser intercultural y multilingüe es una oportunidad de crecer y mirar la diversidad existente en el Perú como una oportunidad, sin embargo ¿cuánto estamos avanzando hacia ese camino?  que por muchos años  deseamos y tantos hermanos andinos y andinas, amazónicos y aimaras esperan ser reconocidos, con el derecho que la ley les asiste, en educación, salud, agricultura, transportes, medios de comunicación, y todos los sectores estatales y privados.

En el sector educación dirigido desde la dirección Regional de Educación poco o casi nada se evidencia el trabajo en Educación Intercultural Bilingüe o las políticas que se emanen desde este importante sector, en muchas UGELs existen encargados como especialistas del área de interculturalidad profesionales no idóneos en la materia, porque no se ha entendido todavía que este debe ser un tema de prioridad, por tratarse de un tema de reconocimiento de derechos de los niños y niñas que asisten a un colegio llevando consigo su lengua materna  “El Quechua”, porque es la primera herencia que adquieren de  sus padres quienes mantienen la esperanza en  sus hijos, ya que su anhelo es que sean mejores que ellos, sin embargo dado el encuentro entre el docente y el estudiante el segundo tiende a castellanizarse porque está obligado a aprender a leer o escribir en una lengua que aún no es la suya y el profesor tiene la razón.

Educación es un importante ente que debe impartir políticas claras de atención a la diversidad cultural y lingüística, por ello la necesidad de contar con personas que conozcan,  practiquen y  difundan el uso y la preservación de nuestra lengua y cultura materna, es necesario que se propicie su recuperación, uso y difusión de las costumbres ancestrales  a la par de la tecnología que nos ofrece el mundo moderno.

Hace poco me toco ser partícipe de un encuentro provincial de docentes que laboran en Instituciones Educativas Intercultural Bilingüe, de la UGEL Casma que por iniciativa propia  se reunieron para dar una mirada y compartir experiencias, despejar inquietudes del rol que desempeñan como docentes, la organizadora del evento me dejo pensativa y orgullosa de sus palabras que aquí resumo:

“Nuestra patria se caracteriza por ser un país multicultural, multiétnico y pluricultural, uno de los tantos motivos para respetarlo, quererlo, valorarlo y amarlo, convencida estoy que el Perú necesita de caminos sólidos porque solo se pierde lo que se guarda y se gana todo lo que se comparte”  Patricia Agüero Rosas, directora de la I.E. 8630 de Chaclahuain de la ugel Casma.

Entonces me quede con un dulce sabor en la garganta de impartir las experiencias en las diferentes II.EE, UGELs y redes educativas, para reconocer y dar una mirada hacia adentro hacía el rol que se desempeña como maestros dentro de la sociedad fomentando el respeto de los derechos lingüísticos, culturales étnicos, que se destierre ese dicho “ENTIENDO EL QUECHUA, pero NO LO HABLO, o sólo ALGUNAS PALABRAS”, es momento entonces de sincerarnos somos o no somos bilingües, o simplemente es la necesidad de cubrir un puesto de trabajo.

Pasando al tema de salud si bien la fortaleza de muchos profesionales de este sector es tener conocimiento de la lengua originaria del QUECHUA, hay evidencias que se maltrata al paciente por no expresar bien sus males o dolencias en el castellano, no hay una oficina especializada que oriente a la gente quechua hablante en su misma lengua que se les haga entender como ellos lo desearan, y que nuestros hermanos del campo que acuden a curar sus males sientan ese carisma en el trato en la atención que se le brinda, no haciendo diferencia entre el que porta su terno y corbata, que se expulse esa idea de “TIA ESPERA”, “UN RATITO TIO” “NO TE ENTIENDO” “HABLAME BIEN” y se dé preferencia  a otro que supuestamente está más apurado entre comillas que aquel que viste polleras y ojotas; poncho y sombrero.

En el sector transporte local y provincial e interprovincial, sin duda la ignorancia crece más y cuanta pena y tristeza da ser testigos diarios de esos jovenzuelos que maltratan a las personas de campo cuando suben al colectivo, o a los microbuses de transporte de pasajeros, y se oye decir “TIO AL ESPALDAR NOMAS” “TIA ENCIMA DE TU MANTA” , “CARGA TU MANTA”, o sacarlos de los asientos para dar preferencia a alguien que según ellos es “PROFE”, “ING”, “DOC”, entonces nos preguntamos acaso se olvidaron de sus raíces, de sus abuelos, padres o algún familiar suyo.

Entonces para ser plurales nos hace falta un autoreconocimiento, una autoreflexión de ¿quiénes somos? y ¿adónde vamos?, expresar nuestra peruanidad llevando con orgullo nuestra identidad. Hace poco las miradas estaban concentradas en el discurso del Presidente de la República Ollanta Humala Taso, preguntas, cuestionamientos, opiniones sólo en torno al tema económico, social, educativo y de todos los sectores que responden a sus intereses, sin embargo ninguna mirada estuvo dirigida a cuestionar el tema de la atención de la diversidad lingüística y cultural del Perú, el respeto a los derechos Lingüísticos, la generación de políticas claras para responder a los desafíos de ser un país multicultural y plurilingüe, entonces no basta con que el presidente de todos los peruanos y peruanas se ponga el poncho y el sombrero para decir que es como los andinos y que su pareja presidencial Nadine Heredia se ponga las polleras, el sombrero o cualquier atuendo de nuestros hermanos que por su naturaleza de cordialidad y amabilidad se la brindan, en una opinión personal creo que es un insulto y hasta una vulgaridad llevar la vestimenta andina sin conocer el significado que tiene para aquel que lo usa, simplemente un folklorismo burdo.

Entonces la pregunta es; ¿cuántos sectores del estado están realmente interesados en reconocer el derecho cultural y lingüístico de nuestros hermanos del Ande, de la Amazonía o del Altiplano, con políticas  claras y muy bien implementadas?.

Hay avances significativos en la difusión y fomento de las lenguas originarias, el estado mismo ha traducido normas y documentos a las lenguas originarias, aquí mi responsabilidad y auto culpa de haber contribuido con esta tarea, porque la traducción no funciona por sí sola, carecemos un público de lectores de nuestras lenguas, he aquí nuestra responsabilidad de sólo ser traductores, olvidando que esta labor debe ir acompañado de motivación a la lectura en la propia lengua de origen, en contribuir a que nuestra lengua se entienda oralmente y también de manera escrita,  desde la lectura de textos, allí la posibilidad de la funcionalidad del texto en quechua o cualquier otra lengua originaria.

En conclusión somos un país que sólo responde a políticas internacionales que no tiene la capacidad de generar un plan nacional estratégico de atención a la diversidad cultural y lingüística.

Fuente: Primera Página Perú.