Educación intercultural bilingüe para el desarrollo

Semanas atrás se realizó el coloquio “Nuevos contextos y desafíos en la implementación de la educación intercultural bilingüe”, organizado por la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural (Digeibira), la Pontificia Universidad Católica del Perú, la Asociación Tarea y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), donde se conocieron exitosas experiencias desde la perspectiva pedagógica pluricultural.

Resulta todo un reto afirmar el crecimiento de la educación intercultural bilingüe en contextos de convivencia de dos culturas diferentes, en el marco de una variedad lingüística como la peruana (47 lenguas originarias, habladas por aproximadamente 4 millones de personas).

Por décadas, el Estado ha tratado de afirmar una visión occidental de la educación, usando el español como lengua oficial, exclusiva y excluyente. Esto no solo creó confusión, sino que promovió situaciones de discriminación, así como deficientes índices de aprendizaje en escolares de vastas zonas del país.

Esa visión ha ido variando paulatinamente. El Ministerio de Educación ha implementado planes pedagógicos que incorporan aportes interculturales, donde los escolares reciban prioritariamente clases en su lengua originaria (paralelamente se enseña el español como segunda lengua).

La perspectiva ideal de este proceso es que las escuelas manejen una currícula especial, con materiales educativos en español y en la lengua originaria, docentes especializados y una participación activa de padres y dirigentes de las comunidades en el proceso pedagógico de los escolares.

Hay resultados alentadores. A partir de la priorización de un enfoque educativo pluricultural, la Evaluación Censal de Estudiantes de 2014, en comparación con los dos años anteriores, mostró que el rendimiento escolar se había duplicado. Como ejemplo, los niños del pueblo awajún triplicaron su rendimiento, de 5.1% en 2012 a 18% en 2014. En tanto, los niños del pueblo shipibo pasaron de 3.6% a 14.2% en ese mismo período.

Sin embargo, hay retos que superar. Se calcula que existen 20,000 escuelas bilingües, de las cuales en 17,000 se tiene la lengua originaria como principal. Del mismo modo, existe un déficit de 20,000 docentes para cubrir la demanda.

La educación intercultural bilingüe se constituye como derecho fundamental de los niños de los pueblos andinos y amazónicos. Aprender en su propia lengua, mantener viva la cultura de sus pueblos, compartir su sabiduría ancestral resultan manifestaciones que afirman el desarrollo, combatiendo la exclusión desde la perspectiva misma de la pluriculturalidad.

Fuente: http://iqt.utero.pe/

Autor: Paco Bardales