Vigilancia social por la mejora de los aprendizajes del pueblo achuar

Por Gerber Hugo Hidalgo

Una de las preocupaciones de los padres de familia de Loreto es la ausencia constante de los profesores de las instituciones educativas. Por efecto de estas ausencias vienen trabajando menos horas lectivas anuales de acuerdo al estándar establecido por el Ministerio de Educación en la Norma Técnica del inicio del año 2015 R.M. N° 556-2014-MINEDU, educación inicial 900 horas, educación primaria 1110 horas y en secundaria 1200 horas. Asimismo un reciente reporte en la región elaborado por el Sistema Nacional de Monitoreo “Semáforo Escuela” del MINEDU, herramienta de gestión que permite verificar el desempeño de las escuelas públicas, en materia de asistencia de profesores de aula en 92% considerado en proceso (90-93%), de asistencia de directores el resultado más crítico de 58% se identificó en la UGEL Requena.

Al respecto existen normas nacionales y regionales sobre el control y permanencia de los docentes, pero a pesar de esa acción aún sigue el malestar de la comunidad educativa especialmente en zonas rurales. La Ley General de Educación Nº 28044, en sus artículos 52, 69 y su Reglamento de la Gestión del Sistema Educativo D.S. Nº 009-2005-ED, Artº 22 establecen que el Consejo Educativo Institucional es un órgano de participación, concertación y vigilancia ciudadana. En ese sentido, la vigilancia es el ejercicio de alerta y control que realizan los ciudadanos y ciudadanas al desempeño e idoneidad de los funcionarios y empleados públicos en el ejercicio de su función. Vigilar el proceso educativo se consolida en los 8 compromisos de gestión escolar para asegurar el progreso en los aprendizajes, la permanencia y conclusión de los estudiantes.

En la búsqueda de encontrar mecanismos que ayude a mejorar la gestión escolar mediante la organización participativa de los integrantes de la comunidad educativa, el pueblo achuar a través de su organización ATI (Achuarti Irumtramu Kakaram) desde hace 20 años viene contribuyendo a la gestión escolar trayendo consigo la participación, concertación y vigilancia ciudadana de las Instituciones Educativas de Educación Intercultural Bilingüe de su jurisdicción que colabora con la promoción y ejercicio de una gestión eficaz, transparente, ética y democrática que promueve el respeto a los principios de equidad, inclusión e interculturalidad. Para ubicarnos en el contexto de la experiencia de vigilancia ciudadana por la mejora de los aprendizajes en el pueblo achuar, es importante conocer a este pueblo perteneciente a la familia lingüística jíbaro, que se ubica geográficamente en los distritos de Andoas, Morona y Pastaza  provincia Datem del Marañón, Loreto. Es un pueblo guerrero en defensa de su territorio, bosque y agua.

El pueblo achuar está organizado desde muchos años por medio de La Organización Achuarti Irumtramu Kakaram-ATI. El objetivo principal es la defensa de su territorio, cultura e idioma. Dentro de la estructura organizacional funcionan varias secretarias técnicas como de territorio, salud, producción y educación. Para el análisis solo abordaremos la Secretaria de Educación como un órgano de participación, concertación y vigilancia. Dicha secretaría está representada por un renombrado APU que es elegido en asamblea general. Es la autoridad responsable de gestionar la buena educación para todas las comunidades. Gestionan ante la UGEL que todos los profesores sean del propio pueblo con dominio oral y escrito de la lengua originaria de los estudiantes y el castellano, con conocimiento de la cultura para desarrollar una programación curricular EIB  de acuerdo a la R.M. N° 0630-2013-ED. Los habitantes y las familias hablan su idioma en todo momento, utilizan el castellano cuando tienen la necesidad de comunicarse con personas que no hablan su idioma. La secretaria de educación vigila este proceso mediante las visitas de supervisión que realiza a todas las instituciones educativas.

Una de las fortalezas de la secretaria de educación es la participación democrática, concertación y vigilancia ciudadana por los derechos a la educación de los niños, niñas y adolescentes. La participación es fundamental en una sociedad porque es el involucramiento de los padres de familia en el proceso educativo de sus hijos. El diálogo es una estrategia clave para que la secretaria desarrolle sus funciones en la formulación, ejecución y evaluación del proyecto educativo institucional, plan anual de trabajo, reglamento interno, proyecto curricular. Igualmente, desarrolla  la visita a los profesores con la finalidad de verificar el cumplimiento de horas de trabajo pedagógico, recibir sugerencias y demandas de los padres de familia sobre su comportamiento en la escuela y la comunidad ¿cómo es la relación con los estudiantes, entre pares, las autoridades y padres de familia? El pueblo achuar cuida mucho el clima institucional y comunal como una de las condiciones favorables para que sus hijos aprendan. Si los profesores no cumplen su rol, la organización toma la decisión de rotar a otra institución educativa según el caso o su destitución definitiva con copia a la instancia descentralizada para su trámite administrativo. Con este mecanismo de control los directivos y profesores no faltan a su centro laboral.

Además, la concertación posibilita el encuentro entre las autoridades, personal directivo, docentes y padres de familia con el propósito de lograr acuerdos que hagan posible la convivencia y realizar acciones para el bienestar de los estudiantes. El proceso de vigilancia es permanente sobre el cumplimiento de la calendarización planificada por las instituciones educativas, uso pedagógico del tiempo en el desarrollo de las sesiones de aprendizaje y la gestión del clima escolar. Sin embargo la secretaria presenta algunas debilidades si bien avanzaron en la vigilancia ciudadana de permanencia de profesores en sus instituciones educativas, más que todo de control. Pero no atienden la parte pedagógica porque desconocen del tema, no pueden brindar asesoría pedagógica o un acompañamiento pedagógico.

En ese sentido la secretaria muestran algunas lecciones aprendidas que pueden ayudar a otras organizaciones para realizar vigilancia ciudadana, en esa línea en la gestión 2014 en la UGEL Maynas se desarrolló este proceso con los líderes comunitarios en coordinación con la Gobernación del distrito de Belén. La participación de la sociedad organizada es clave para llevar a cabo cualquier reforma educativa en el mismo territorio. La gestión educativa participativa del pueblo achuar es importante porque busca garantizar una educación de calidad.

Una perspectiva/retos de la secretaria de educación para el mediano plazo es buscar aliados estratégicos de cómo apoyar a los directivos y profesores de aula con asesoramiento pedagógico a cargo de especialistas o acompañantes pedagógicos. De igual forma coordinar con las autoridades del sector educación para ver como gestionar el ingreso de matrícula de los estudiantes al sistema SIAGIE y el proceso de mantenimiento escolar en su propio territorio. Considero desde mi mirada que las instancias de gestión descentralizada deben fomentar y fortalecer la participación ciudadana responsable en la gestión y vigilancia de las políticas y proyectos educativos, así lo sostiene el proyecto educativo nacional PEN 2021.

 

gerberhugo@yahoo.es

Escrito en San Borja, 24 de agosto de 2015