Mejorando la educación en contextos bilingües

“Soy ASPI de Upahuacho, en Parinacochas, y vengo con muchas ganas de aprender para mejorar el acompañamiento pedagógico a mis colegas de aula”, nos recibe Fabio Quispe a la entrada del Instituto La Pontificia, ubicado en la ciudad de Huamanga.

Fabio se encuentra en Ayacucho junto a otros maestros que han sido seleccionados para desempeñarse como acompañantes de soporte pedagógico intercultural (ASPI) en las instituciones educativas que ofrecen el servicio de educación intercultural bilingüe.

“Yo soy ASPI de la red Pilpichaca de Huancavelica y tengo el gusto de conocer a varios profesores que, al igual que yo, estamos comprometidos desde hace años con una educación desde la cultura y en la lengua de los estudiantes”, sostiene el profesor Gabino Mamani.

Los ASPI y la mejora de los aprendizajes

Del 16 al 31 de mayo se viene realizando en forma simultánea en Cusco, Iquitos, Pucallpa, Jaén, Huaraz y Ayacucho, el Primer Taller de Fortalecimiento de Capacidades de Acompañantes de Soporte Pedagógico Intercultural a 1184 maestros contratados para esta tarea.

“Los ASPI tienen la misión de mejorar el desempeño de más de nueve mil maestros que trabajan en las escuelas más alejadas del país, en donde los niños y niñas aprenden en su lengua originaria con una propuesta pedagógica de educación intercultural bilingüe”, sostiene Nora Delgado Díaz, directora de Educación Intercultural Bilingüe del Minedu.

Para lograr un buen desempeño, nuestros acompañantes utilizan estrategias, herramientas y metodologías innovadoras de la pedagogía, así como formas propias de enseñanza y aprendizaje de los pueblos y culturas locales, precisa.

“Los docentes de inicial y Pronoei son visitados por los ASPI nueve veces al año, y los de primaria, dieciséis veces, y en cada visita se quedan una jornada pedagógica más dos horas para el análisis, el asesoramiento individual y la reelaboración de la práctica”, agrega.

Escuelas, comunidad y propuesta pedagógica intercultural

El acompañamiento no viene solo. Los maestros de aula también participan en grupos de interaprendizaje con otros docentes y en talleres de actualización a nivel de redes educativas.

Asimismo, la propuesta educativa tiene como punto de partida el trabajo con la comunidad. “La escuela se articula a la familia y a la comunidad. Una muestra de ello es que la planificación curricular parte del calendario comunal y se vincula a las actividades agroproductivas.

“Ser un ASPI es recuperar los conocimientos, prácticas y creencias de la comunidad en que viven los niños, y trabajarlos pedagógicamente. Lo primero es lograr que el maestro crea en la propuesta intercultural bilingüe y se convenza de ella”, asegura el profesor Gabino.

“En este proceso de relacionarse con los docentes uno debe reaprender muchas cosas, partir por reconocer su trabajo, resaltar los aspectos positivos de su labor, y aplicar una metodología de aprendizaje mutuo”, sostiene el maestro Fabio Quispe.

Datos

-Las escuelas interculturales bilingües en todo el país suman alrededor de veinte mil y se han constituido en centros donde la cultura y la lengua originaria se vivifican, gracias a la trabajo mediador de los docentes.

-Los más de mil acompañantes ASPI se capacitarán durante quince días en los talleres que organiza la Dirección de Educación Intercultural Bilingüe en coordinación con las direcciones regionales y las UGEL.

Taller de Pucallpa.

Taller de Huaraz.

Taller de Iquitos.

Taller de Jaén.

Taller de Jaén.

Taller de Ayacucho con gobernador regional Julio Sevilla, autoridades regionales de Educación y funcionarios del Minedu.