Niña rural: un tema cada vez más visible

Cifras que dicen mucho. De cada cien varones que culminan la secundaria, solo 82 adolescentes mujeres lo consiguen. El 77 por ciento de víctimas de violencia sexual son niñas y adolescentes menores de 18 años. El 20 por ciento de mujeres embarazadas de zonas rurales es adolescente.

Las cifras continúan en desventaja para las mujeres y, en especial, para aquellas que viven en lugares distantes de las ciudades. Sobre ellas se levanta una pared casi infranqueable por los retos que requieren una acción concertada entre la sociedad civil y las entidades del Estado.

El pasado 15 de octubre se conmemoró el Día Internacional de la Mujer Rural, fecha que sirvió para recordarnos que hay un grupo social de gran potencial para el país con el que tenemos una deuda pendiente: mejorar su calidad de vida a partir de la atención a las niñas y adolescentes sin discriminación, exclusión ni violencia, pero con más educación, salud y oportunidades de desarrollo.

Precisamente, las organizaciones y sectores que integran la Comisión Multisectorial de Fomento de la Educación de las Niñas y Adolescentes Rurales presentaron un reporte de los avances y desafíos en este campo.

La comisión difundió estas cifras para llamar la atención de las entidades descentralizadas y de la ciudadanía que reorienten los esfuerzos destinados hasta el momento.

Educación rural e indígena

En materia educativa, Candelaria Ríos Indacochea, especialista del Ministerio de Educación, informó sobre las acciones orientadas al desarrollo de la educación intercultural bilingüe (EIB) para las niñas y las adolescentes indígenas y hablantes de una lengua originaria.

Ríos Indacochea dijo que en el 2015 el Minedu distribuyó materiales educativos en 22 lenguas originarias y desarrolló acciones para que las escuelas interculturales bilingües apliquen un currículo diversificado que incorpore la propuesta pedagógica de EIB.

Asimismo, manifestó que vienen implementando varios modelos de atención de secundaria rural destinados a que las adolescentes culminen su educación básica: secundaria tutorial o a distancia, en alternancia, secundaria mejorada y mediante hogares interculturales.

El Tinkuy 2015, que organiza el Minedu cada año, es un espacio ideal para propiciar liderazgos de los niños y niñas indígenas y afroperuanas de áreas rurales, al tiempo que fortalecen su identidad cultural y la lengua originaria. El encuentro promueve la participación paritaria y el enfoque de género.

Temas transversales

En lo que va del presente año, el Minedu y el MIMP han realizado programas de capacitación a docentes en enfoque de género, así como la implementación del piloto de la estrategia nacional para la prevención y erradicación del trabajo infantil en Huánuco (Minedu-MTPE).

También se ha desarrollado la estrategia Aprende Saludable para la atención en salud y nutrición en alianza intersectorial entre el MIDIS, MIMP y Minedu. De igual forma, existen áreas rurales focalizadas para la atención y prevención de la violencia hacia las niñas y adolescentes.

La comisión multisectorial cuenta como miembro pleno con una representante de las niñas y adolescentes rurales elegida por la Comisión Nacional por los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Connadenna), y en la última reunión ordinaria participó también una delegada del Consejo Consultivo de Niñas, Niños y Adolescentes (CCONNA) promovido por el MIMP.

Los miembros de la comisión multisectorial lo conforman el Minedu, quien lo lidera, y el MIMP, Minsa, Cultura, CNE, Minjus, Red Florecer, Connadenna y organizaciones de la sociedad civil.